Se facilita el acceso de Pymes y autónomos a las licitaciones


 

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, anunció esta tarde que las pymes y autónomos ya no necesitarán estar inscritos en un registro previo para poder acceder a los concursos de servicios públicos que contrate cualquier administración. Se mantendrá esa obligación, en cambio, para los contratos de obra.

Así lo explicó en los pasillos del Congreso, al tiempo que precisó que esta modificación normativa será introducida mañana miércoles a través de una enmienda que presentará el PP en el Senado a la Ley de Factura Electrónica. El objetivo es, según aclararon fuentes de Hacienda, favorecer que pymes y autónomos que hasta ahora estaban obligados por la Ley de Contratos del Estado a tener una clasificación para poder concursar puedan presentarse a las licitaciones con solo cumplir las condiciones del pliego.

Las mismas fuentes explicaron que este cambio se produce porque en la práctica obtener el certificado que avala que una pyme o un autónomo cuenta con capacidad financiera suficiente como para optar a un concurso público podía llegar a tardar hasta seis meses, lo que dificultaba su acceso a esta clase de contratos. No obstante, las administraciones públicas podrán comprobar en cualquier momento que esas exigencias están satisfechas.

Más plazos de experiencia

La otra modificación que introducirá la enmienda hace referencia a la experiencia que deben demostrar todas las empresas que concurren a un contrato de obra o servicio público.

Hasta ahora, en las licitaciones de servicios públicos se tenían en cuenta los contratos obtenidos por la empresa que opta al concurso en los últimos tres años y en un plazo de cinco años si se trataba de una obra. “Ahora esos plazos prácticamente se duplican, ya que en servicios se pasa de tres a cinco años y en obras de cinco a diez”, aseguran desde Hacienda.

Asimismo, y tal y como habían reclamado las distintas patronales de la construcción, la enmienda permite que se puntúe también la experiencia en el extranjero, aunque la empresa española desarrolle su actividad fuera con una filial local.

Fuente:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *